Skip to content

El mono que batió a los analistas de Wall Street.

23 mayo, 2011

Construir una buena cartera de valores no es algo sencillo. Tal vez por ello el día en que en Wall Street se realizó por primera vez un experimento que demostró que un mono podía batir las previsiones de los analistas bursátiles, a más de uno se le subieron los colores. El experimento consistió en dar a un chimpancé un grupo de dardos y hacer que los lanzase sobre las páginas de valores del diario The Wall Street Journal. Una vez lanzados los dardos se formó una cartera con los valores señalados por el mono y, a continuación, se comparó su evolución con las carteras construidas por varios analistas bursátiles de prestigio. Los resultados fueron sorprendentes y muy poco halagadores para los especialistas, ya que la cartera del mono superó con creces la rentabilidad de la seleccionada por los expertos.

Así, cuando se comparó el comportamiento de la cartera del chimpancé con el de los fondos de inversión referenciados al mercado norteamericano, se comprobó al año que ésta había superado al 85% de los fondos y al comportamiento de los principales índices bursátiles norteamericanos. El experimento incorporó a la jerga financiera un nuevo concepto -la cartera del mono- que equivale a un grupo de valores seleccionados al azar. Para algunos, el experimento del chimpancé confirmó también una teoría conocida como random walker, que asegura que el comportamiento de los mercados es absolutamente aleatorio y no hay forma de predecirlo con garantías de éxito.

Otro ejemplo es el realizado por los editores de la revista “Forbes” en junio de 1967, intrigados por los resultados de los estudios académicos, eligieron una cartera de acciones ordinarias tirando dardos a las páginas de bolsa del “New York Times”. Los dardos se clavaron en 28 acciones y construyeron una cartera simulada consistente en la inversión de 1.000 dólares en cada una de éstas. Diecisiete años más tarde, a mitad de 1984, la cartera de 28.000 dólares (con todos los dividendos reinvertidos) valía 131.697,61 dólares. La ganancia de un 370% superaba con facilidad todos los índices del mercado. Es más, la tasa de rendimiento anual compuesto del 9,5% sólo ha sido superada por un muy reducido número de gestores profesionales de dinero.

En conclusión existen muchas formas de abordar el mercado, lo importante es tener un patrón de inversión, probarlo con el tiempo y ajustarse a él, lo que si nunca ha funcionado es cambiar constantemente de sistema a la luz de los acontecimientos ya que de esa manera siempre se estará actuando sobre hechos cumplidos y no adelantándose al mercado y su comportamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: