Skip to content

‘Stop loss’: O como limitar las pérdidas en bolsa.

24 mayo, 2011

Son órdenes condicionadas de venta (o compra si se trata de cerrar una posición corta) que permiten al usuario limitar sus pérdidas cuando el valor contratado experimenta un retroceso preestablecido en su cotización

¿Qué se puede hacer para evitar que la caída en bolsa de un valor pueda llevarse gran parte del ahorro invertido? Los pequeños y medianos inversores disponen de mecanismos que les pueden ayudar en su estrategia inversora para solucionar este tipo de problemas y, así evitar que la caída de un valor o la corriente bajista del mismo le lleve a una sangría de pérdidas que pueden llegar al 20% y 30% del capital invertido, e incluso por encima de estos porcentajes en períodos bajistas. Uno de ellos son las órdenes ‘stop loss’, que pueden ayudar a los inversores a que las pérdidas que pudieran derivarse de la inversión en renta variable no sean lo suficientemente elevadas como para lastrar la inversión realizada.

Órdenes condicionadas

Una orden ‘stop loss’ es una orden automática de compra o venta de acciones cuyo envío a bolsa se supedita a que se cumpla una condición en el precio fijado por el usuario. Esta orden siempre va a ser para cerrar una posición. Cuando se cumple ésta, se envía al mercado una orden limitada a un precio del que también se ha informado. Así, por ejemplo, cuando se compran determinados títulos, a la vez se puede ordenar que se vendan automáticamente si su cotización cae por debajo de un 5%. La condición de activación podrá ser “mayor o igual” o “menor o igual” a un precio.

La principal ventaja de esta opción es no sobrepasar la máxima pérdida que se estaría dispuesto a asumir. En definitiva, a través de esta herramienta se ayuda a limitar las pérdidas derivadas de un movimiento adverso del mercado. De esta forma, el usuario se asegura un máximo de pérdidas, evitando males mayores en caso de que las acciones (también monedas y commodities) sigan bajando. Se trata de un método recomendado por la mayoría de analistas de renta variable.

En cualquiera de los casos, se trata de un servicio del que disponen todas las entidades financieras, y que se puede tramitar en las sucursales, telefónicamente o a través de Internet, que es el canal más indicado para este tipo de operaciones debido a su rapidez. Por el contrario, tiene el inconveniente de ser algo complejo para quien no esté habituado a su mecanismo.

La colocación del “stop loss” no puede ser caprichosa, puede hacerse en base al patrón de operación que tenga el inversionista (que la pérdida se limite a un monto máximo preestablecido), o colocarse por debajo de un soporte que de romperse invalida el análisis que llevó a tomar la posición.

Las posiciones también se pueden proteger usando opciones, en ese caso se compra una opción put que da derecho a vender la posición a un precio preestablecido, este tipo de protección, contrario al “stop loss”,  tiene un costo inicial que es la compra de la opción.

Las órdenes ‘stop loss’ tienen una serie de características, los hay fijos y los hay móviles, este será tema de otro artículo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: