Skip to content

Una solución para el retiro: La hipoteca inversa

15 junio, 2012

Si la hipoteca tradicional, la que consiste en conseguir un préstamo para comprar una vivienda está en horas bajas, la llamada hipoteca inversa ha tomado impulso. Pero ¿a qué se debe este incremento y en qué consiste realmente?

Dirigida a mayores de 65 años o personas dependientes, la hipoteca inversa puede ser una posible solución a la falta de ingresos de los jubilados. Es una forma de transformar la hipoteca en una pensión mensual, este producto financiero permite transformar los activos inmobiliarios en liquidez.

Se trata de un préstamo con garantía inmobiliaria para poder recibir a plazos el dinero que se obtendría con la venta de la vivienda, con la particularidad de que se mantiene la propiedad y se puede seguir haciendo uso del inmueble o incluso alquilarlo. De esta forma, el propietario recibe una renta mensual hasta su fallecimiento, momento a partir del cual los herederos se hacen cargo del crédito o la entidad ejecutará la garantía.

La cantidad que se recibe al mes está determinada por tres factores: Primero la edad, de manera que a más años, más dinero, ya que la entidad prevé que tendrá que abonar dinero durante menos tiempo. Su perfil ideal son las personas de más de 75 años. Segundo, el sexo. Las mujeres, con una mayor esperanza de vida, cobran menos. Tercero y último, el valor de la vivienda. Cuando mayor sea el precio del inmueble, mayor será la cantidad a percibir. También existe la posibilidad de cobrar un primer pago mayor para hacer frente a deudas pendientes.

Para poner un ejemplo, en el caso de España, un hombre de 70 años con una casa tasada en 300.000 euros se llevaría 550 euros al mes. En caso de ser mujer, la cantidad se reduciría a 480 euros. Si la edad se eleva a 80 años, la renta ascendería a 1030 euros. Para una vivienda de 400.000 euros y un propietario de 70 años, la paga mensual sería de 733 euros.

Costes e intereses

La renta mensual suele extenderse por un periodo de entre 10 y 20 años, aunque también puede ser vitalicia. Eso sí, la contratación implica una serie de costes, al igual que una hipoteca habitual, que la entidad incluirá en el monto pendiente de la devolución. Suelen ser la comisión de apertura, los gastos de gestión (impuestos, notario, gestoría y registro que la entidad adelanta) y los intereses del préstamo.

Los principales perjudicados?, los herederos, estos solo obtendrían al fallecimiento del familiar el remanente del valor de la vivienda, podrían devolver la hipoteca y mantener la vivienda o que el banco venda la vivienda, se cobre lo aportado y conservar la diferencia.

La operación puede deshacerse en cualquier momento y, además, está exenta de tributación.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: