Skip to content

Trabajar desde el hogar, una tendencia creciente

11 febrero, 2013

img15.imagefra.me/i52b/armandopeo/t7_be9_ud35m.jpg

Tener casa por oficina es la tendencia global, aunque la faena requiere dedicación, concentración, manejo del tiempo y organización personal.

Puede ser que estés pensando armar tu propio negocio en casa porque el tráfico en la calle te desespera, llegas a la oficina malhumorado y no rindes, o crees que trabajando por cuenta propia podrías ser más productivo en términos económicos.

Quizás te quedaste sin empleo formal o sencillamente sientes que llegó la hora de independizarte.Cualquier excusa para impulsar tu propio proyecto laboral y apostar a ser un emprendedor exitoso es válida. Eso sí, una iniciativa en este sentido, por sencilla que sea, a veces más que una fuerte suma de dinero a modo de inversión, requiere dedicación, compromiso y mucha disciplina.

Claves para manejar el estrés

El trabajo en casa no es para cualquier persona, porque exige una dosis adicional de dedicación, capacidad de concentración, optimización de los tiempos y organización personal, es posible que optes por mantener tu empleo aunque a veces te provoque tirar la toalla. De ser así, sigue estas recomendaciones:

Convierte el sentido del humor en un arma a tu favor para mantener el pensamiento positivo
 y evitar la desmotivación.

Nada de expresiones tajantes como “todo, nunca, siempre”porque también en el ambiente laboral hay matices que permiten equilibrar las responsabilidades y cumplir los objetivos.

Ubícate en el presente, agradece y sonríe.
La impaciencia no es buena consejera. Te desconcentra y acaba con tu paz interior y concentración. En tiempos de crisis mantén la calma.

Piensa en el futuro sin restar el valor del presente y deja que las cosas fluyan a su ritmo evitando llenarte de cargas innecesarias.

Ventajas

Eres tu propio jefe.

Además puedes manejar horarios a tu conveniencia.

No solo no tienes que vestir uniforme, sino que puedes trabajar con toda la comodidad que gustes.

Evitas gastos asociados a transporte para la oficina o almuerzos en la calle.

Y lo mejor… puedes colocar la música que quieras.

Desventajas

Si no te organizas bien, tu vida social se limitará a Internet.

Además, si pasas horas frente a una computadora hay que enfrentar el sedentarismo. Es favorable definir una rutina de ejercicios, pues el encierro produce ansiedad, expresada en la necesidad de comer, beber y fumar en exceso.

Por lo general, el flujo de ingreso es irregular.

Si tienes creatividad, un par de manos privilegiadas y se te dan muy bien las manualidades, puedes considerar la posibilidad de adecuar un espacio en tu casa para montar un pequeño taller.

Artesano

Indistintamente que sean piezas de cerámica, lazos y cintillos; pulseras, zarcillos y collares, manteles, delantales, bolsos o cualquier otro tipo de confección, arma un catálogo digital con tus creaciones y los precios sugeridos por artículo, y promociona y vende los productos por Internet.

Por supuesto, no desestimes visitar los comercios donde con el folleto y algunas muestras en físico, podrás hacer ventas directas al mayor.

Tutor

Bien sea de estudiantes de bachillerato o de graduandos universitarios, si tienes alma de profesor, dones de educador y, por supuesto, un rango académico que te lo permita, puedes apostar a ser tutor desde tu propia casa.

Sobran los alumnos que necesitan apoyarse en un docente bien preparado para completar con éxito un trabajo de grado en cualquier área de conocimiento. Si apenas vas a comenzar a explotar esta posibilidad de trabajo a distancia, promociona tus servicios en distintos colegios, liceos y universidades cercanas, así como en las redes sociales donde puedas captar la atención de potenciales clientes. Puedes trabajar la asesoría personalmente o en virtual para comodidad de ambas partes.

Traductor

¿Eres bilingüe o quizás políglota y eso solo te ha servido para entender películas sin necesidad de leer subtítulos?
Pues estás desaprovechando una excelente oportunidad de sacarle el juguito al dominio de otras lenguas. Puedes trabajar como traductor freelancer prestando ese servicio a las empresas y organizaciones que requieren textos, papeles y documentos traducidos a otro idioma.

Lo importante es que tengas buena gramática y fluidez en el lenguaje. También puedes organizarte para recibir en casa a estudiantes que necesiten reforzar el aprendizaje de un idioma.

Bloguero

Todo aquel que se precie de cibernético tiene un blog. Pero, ¿cuántos le sacan provecho en términos económicos? Son pocos.

Sin embargo, hay blogueros exitosos que ganan buen dinero escribiendo periódicamente artículos, reportajes o columnas.
Si te gusta escribir y tienes cosas que contar que consideres interesantes para algún sector, puedes comenzar a desarrollar tu propio blog a través de sitios como blogger.com o tumblr.com.

Los entendidos recomiendan que busques un área de especialización y escribas sobre un tema que domines y te apasione, y cuantos más visitantes tenga tu sitio, más oportunidades tendrás de atraer anunciantes interesados en publicitar en tu página, lo que te permitirá generar ingresos.

Contador

Si eres contador público con firma registrada y sello legal, y tienes habilidad para realizar cálculos para pagos de impuestos, presupuestos y llevar la contabilidad de pequeñas y medianas empresas, ofrece tus servicios y trabaja desde la comodidad de tu casa. Además de organización y disciplina, solo necesitas un software de contabilidad y un equipo fiable.

Para atraer clientes puedes elaborar un folleto digital con tu oferta de servicio y hacerlo circular enviando correos electrónicos o colgándolo en las redes sociales. Si eres bueno, un cliente te llevará a otro.

Las 9 cosas que sabotean tu éxito personal

8 febrero, 2013

img15.imagefra.me/i528/armandopeo/gowd_312_ud35m.jpg

Forbes elaboró una lista con las nueve cosas que usted probablemente está haciendo sin darse cuenta para sabotear su éxito. 

1. Gramática: Errores de ortografía pueden causar la impresión de que usted es ignorante, no presta atención a los detalles o no le interesa. Una gramática pobre puede ser una señal de advertencia que dice: “Manténgase alejado”. Utilice las herramientas de corrección ortográfica y vuelva a leer el texto.

2. Realice lo que dijo que haría cuando dijo que lo haría. De lo contrario perderá credibilidad, puesto que las excusas aburren. 

3. Hablar de más. Decir frases no tan positivas sobre los demás, harán que usted quede mal y se formen una mala imagen suya. A menos que sea algo significativamente importante, mantenga la boca cerrada.

4. Promesas al aire. Si promete un milagro, van a esperar que suceda el milagro. Si promete poco, van a ser felices con poco y encantados con un poco más. Impresionar también depende de las proyecciones que usted venda.

5. Falta de paciencia. Nada vale la pena si llega rápida o fácilmente. Independientemente de sus objetivos, tendrá trabajo duro y tomará tiempo. Deje de buscar el ingrediente secreto o la solución rápida. 

6. Imagine motivos. Piense profundamente sobre por qué quiere algo y asegúrese de que está convencido de esto. 

7. ¿Sabe por qué hace lo que hace? Hay un montón de gente “ping pong” rebotando entre las distracciones. Elija algo significativo para lograr y atacarlo. Usted se sorprenderá de lo que puede hacer.

8. Sobrecarga. No puede hacer malabares. Cada vez que dice “sí”, usted está diciendo “no” a algo más. Finalmente, termina por no alcanzar a cumplir con sus compromisos. Por esto, es importante que se pregunte si la obligación en cuestión ayudará a alcanzar sus metas. De lo contrario, no se comprometa.

9. Cuando las cosas se ponen difíciles, se debe hacer más. Trabajar más horas. Exija más de los demás. En el corto plazo, se siente muy bien. Su cerebro le recompensa por “hacer más”. Pero cuando mira hacia atrás, usted encontrará que consigue menos. Pase más tiempo pensando y haciendo una estrategia. 

Los 7 mitos del dinero

10 julio, 2012

Cuando de dinero se trata, todo el mundo opina. Que si tuviese un mejor salario no tendría problemas económicos, que porque no pude estudiar no puedo tener la estabilidad financiera que me merezco, que las personas ricas son simplemente aquellas que tuvieron suerte o que vinieron de una familia adinerada.

En el mundo de las finanzas existen muchos mitos y muchas personas se sienten condicionadas por ellos.

MITO #1: El tener más dinero resolverá nuestros problemas económicos.

De cada 100 personas que ganan la lotería 80 se declaran en bancarrota en un periodo de 5 años o  menos. Esta estadística demuestra que el obtener más ingresos no necesariamente resuelve los problemas económicos. Sin embargo es el mito más común, es la mentira que mas creemos con respecto a nuestras finanzas. Creemos que más dinero resolverá nuestros problemas.

Muchos que ganen $2,000 al mes pueden decir que si ganasen el doble todos sus problemas económicos estuvieran resueltos, de ganar el doble y hasta más los problemas pueden seguir siendo los mismos, con la única diferencia que serían más grandes.  En ese momento se pueden dar cuenta que el problema como el de la mayoría de las personas no es de falta de ingresos sino la falta de conocimientos básicos sobre finanzas personales.

Vivimos al día “de cheque en cheque” no por tener pocos ingresos sino por tener poca disciplina o conocimiento de las leyes básicas del dinero, cuando aceptemos esta realidad estaremos en camino a alcanzar la paz económica. Debemos recordar que nuestra situación financiera no es única, de hecho es más común de lo que parece y muchos en la misma situación han resuelto su problema.

Si los problemas económicos fuesen solo cuestión de ingresos no hubiese tantos atletas o profesionales con buenos salarios en problemas económicos. Generalmente un incremento en salario soluciona el problema económico temporalmente para al cabo de unos meses volver a caer en la misma situación, debemos primero que  todo adquirir los conocimientos básicos sobre el dinero.

Es el saber, generarlo, ahorrarlo, administrarlo, invertirlo, y finalmente saberlo gastar  lo que trae la paz económica.

MITO #2: Solo las personas a las que se le presenta o una oportunidad, alcanzan la paz económica.

Sabemos que hay miles de personas con menos posibilidades económicas que nosotros y que han empezado con menos oportunidades.

De acuerdo al Wall Street Journal en los Estados Unidos hay más de 3 millones de millonarios. Aproximadamente 2.5 millones de ellos son de primera generación, lo que quiere decir que no recibieron herencia ni ayuda económica directa.

MITO #3: Si trabajas fuerte ganaras más dinero.

¿Cuántas personas trabajan fuerte toda su vida y no tienen ni un centavo ahorrado?

Definitivamente para alcanzar la paz económica hay que trabajar fuerte, sin embargo no todas las personas que trabajan fuerte alcanzan la paz económica.

Trabajar más eficientemente te hará mucho más solvente desde el punto de vista financiero. Es la eficiencia, el trabajar inteligentemente más que el trabajar fuerte lo que te ayudara a alcanzar la paz económica.

MITO #4: Solo las personas ricas tienen paz económica

El concepto de riqueza es subjetivo. Para algunos la riqueza significa un salario de $10,000 al mes y $100,0000 en el banco ahorrados. Para otros  $100,000 son sus gastos mensuales. Sin embargo el concepto de la paz económica es único y universal. Hay muchas personas que no generan altos ingresos y viven muy tranquilos, otras ganan mucho y están al punto de la bancarrota.

MITO #5: El dinero trae la felicidad

El dinero no trae felicidad. El dinero es uno de los muchos factores que nos ayuda a alcanzar la felicidad. Un hombre con paz económica es un hombre tranquilo y un hombre tranquilo es un hombre feliz.

MITO #6: Solo las personas con educación formal obtienen la paz económica.  Si así fuese todos los profesionales serian millonarios.

MITO #7: Un buen trabajo traerá la paz económica.  ¿Cuántas personas tienen un excelente trabajo y están llenos de deudas y angustias económicas?

Deja esos mitos a un lado y comienza a generar, ahorrar, invertir, administrar y gastar correctamente el dinero.

Como protegerse del fraude en internet

26 junio, 2012

Para poder invertir su dinero lo primero que debe hacer es cuidarlo, si lo pierde no lo puede invertir, es por ello que ofrecemos algunos consejos de cómo protegerlo del fraude en internet.

La Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos, el organismo que supervisa la competencia y se encarga de la protección de los consumidores, acaba de publicar una lista con los 10 fraudes más comunes que se pueden realizar a través de Internet. Así, el informe de la FTC es resultado de una iniciativa impulsada por los organismos de protección de los consumidores de varios países, entre ellos Alemania, Gran Bretaña o Canadá. El decálogo de la Comisión Federal de Comercio, realizado a partir de las denuncias efectuadas por los propios consumidores, considera que estos son los supuestos más frecuentes:

1. Las subastas: Algunos mercados virtuales ofrecen una amplia selección de productos a precios muy bajos. Una vez que el consumidor ha enviado el dinero puede ocurrir que reciban algo con menor valor de lo que creían, o peor todavía, que no reciban nada.

2. Acceso a servicios de Internet: El consumidor recibe una oferta de servicios gratuitos. La aceptación lleva implícita el compromiso de contrato a largo plazo con altas penalizaciones en caso de cancelación.

3. Las tarjetas de crédito: En algunos sitios de Internet, especialmente para adultos, se pide el número de la tarjeta de crédito con la excusa de comprobar que el usuario es mayor de 18 años. El verdadero objetivo es cobrar cargos no solicitados.

4. Llamadas internacionales: En algunas páginas, por lo general de material para adultos, se ofrece acceso gratuito a cambio de descargar un programa que en realidad desvía el módem a un número internacional o a un 906. La factura se incrementa notablemente en beneficio del propietario de la página.

5. Servicios gratuitos: Se ofrece una página personalizada y gratuita durante un período de 30 días. Los consumidores descubren que se les ha cargado facturas a pesar de no haber pedido una prórroga en el servicio.

6. Ventas piramidales: Consiste en ofrecer a los usuarios falsas promesas de ganar dinero de manera fácil sólo por vender determinados productos a nuevos compradores que éstos deben buscar.

7. Viajes y vacaciones: Determinadas páginas de Internet ofrecen destinos maravillosos de vacaciones a precios de ganga, que a menudo encubren una realidad completamente diferente o inexistente.

8. Oportunidades de negocio: Convertirse en jefe de uno mismo y ganar mucho dinero es el sueño de cualquiera. En la Red abundan las ofertas para ganar fortunas invirtiendo en una aparente oportunidad de negocio que acaba convirtiéndose en una estafa.

9. Inversiones: Las promesas de inversiones que rápidamente se convierten en grandes beneficios no suelen cumplirse y comportan grandes riesgos para los usuarios. Como norma general, no es recomendable fiarse de las páginas que garantizan inversiones con seguridad del 100%.

10. Productos y servicios milagro: Algunas páginas de Internet ofrecen productos y servicios que aseguran curar todo tipo de dolencias. Hay quienes ponen todas sus esperanzas en estas ofertas que normalmente están lejos de ofrecer garantías de curación.

Una solución para el retiro: La hipoteca inversa

15 junio, 2012

Si la hipoteca tradicional, la que consiste en conseguir un préstamo para comprar una vivienda está en horas bajas, la llamada hipoteca inversa ha tomado impulso. Pero ¿a qué se debe este incremento y en qué consiste realmente?

Dirigida a mayores de 65 años o personas dependientes, la hipoteca inversa puede ser una posible solución a la falta de ingresos de los jubilados. Es una forma de transformar la hipoteca en una pensión mensual, este producto financiero permite transformar los activos inmobiliarios en liquidez.

Se trata de un préstamo con garantía inmobiliaria para poder recibir a plazos el dinero que se obtendría con la venta de la vivienda, con la particularidad de que se mantiene la propiedad y se puede seguir haciendo uso del inmueble o incluso alquilarlo. De esta forma, el propietario recibe una renta mensual hasta su fallecimiento, momento a partir del cual los herederos se hacen cargo del crédito o la entidad ejecutará la garantía.

La cantidad que se recibe al mes está determinada por tres factores: Primero la edad, de manera que a más años, más dinero, ya que la entidad prevé que tendrá que abonar dinero durante menos tiempo. Su perfil ideal son las personas de más de 75 años. Segundo, el sexo. Las mujeres, con una mayor esperanza de vida, cobran menos. Tercero y último, el valor de la vivienda. Cuando mayor sea el precio del inmueble, mayor será la cantidad a percibir. También existe la posibilidad de cobrar un primer pago mayor para hacer frente a deudas pendientes.

Para poner un ejemplo, en el caso de España, un hombre de 70 años con una casa tasada en 300.000 euros se llevaría 550 euros al mes. En caso de ser mujer, la cantidad se reduciría a 480 euros. Si la edad se eleva a 80 años, la renta ascendería a 1030 euros. Para una vivienda de 400.000 euros y un propietario de 70 años, la paga mensual sería de 733 euros.

Costes e intereses

La renta mensual suele extenderse por un periodo de entre 10 y 20 años, aunque también puede ser vitalicia. Eso sí, la contratación implica una serie de costes, al igual que una hipoteca habitual, que la entidad incluirá en el monto pendiente de la devolución. Suelen ser la comisión de apertura, los gastos de gestión (impuestos, notario, gestoría y registro que la entidad adelanta) y los intereses del préstamo.

Los principales perjudicados?, los herederos, estos solo obtendrían al fallecimiento del familiar el remanente del valor de la vivienda, podrían devolver la hipoteca y mantener la vivienda o que el banco venda la vivienda, se cobre lo aportado y conservar la diferencia.

La operación puede deshacerse en cualquier momento y, además, está exenta de tributación.

Claves para la inversión inmobiliaria

14 mayo, 2012

Seguridad, solidez, durabilidad, son algunos de los adjetivos que habitualmente se asocian en el decir cotidiano con la inversión inmobiliaria. La inversión en “ladrillos”, como también se suele llamar a este particular segmento en donde colocar ahorros y capital, fue y es considerado como una garantía de resguardo del valor de los mismos.

La inversión en bienes raíces se erige como el baluarte de la defensa del ahorro.

Pero no sólo son fines de protección del valor del capital lo que canaliza hacia los inmuebles un importante flujo de dinero, también la ganancia de capital producto de la participación en distintos negocios inmobiliarios.

Así, más allá de cuál sea la opción a elegir en función del perfil propio de cada inversor, quienes desean invertir se preguntaran: ¿Cuales son las diferentes modalidades para volcar los ahorros con el tan ansiado respaldo en ladrillos?. ¿Qué rentabilidad es posible obtener al invertir en Real Estate?

INTRODUCCIÓN GENERAL:

CARACTERÍSTICAS DE LA INVERSIÓN INMOBILIARIA:

La inversión inmobiliaria presenta características diferenciales a otro tipo de opciones que la hacen singular y que todo inversor debe apreciar para evaluar cada caso en forma particular. En general, demanda montos o sumas de dinero elevadas, que fluctúan según la opción.

Por otro lado, requieren la inmovilidad del capital invertido por un plazo determinado, que suele, también, ser más prolongado en las inversiones directas.

A su vez cuando se trata de inversiones inmobiliarias directas, la realización del activo demanda un período de tiempo determinado para a su comercialización, el cual es variable según las condiciones del mercado y el tipo de bien, pero nunca inmediato, al día.

Estas características citadas de plazo de exposición prolongado de la inversión y de un tiempo requerido para la salida del negocio, le confieren a las inversiones inmobiliarias directas una cualidad de iliquidez de un grado mucho mayor que las de opciones financieras o bursátiles.

Otra característica a considerar son los costos de entrada y salida de la inversión. En la opción inmobiliaria, no deben ser dejados de lado ya que es habitual el pago de comisiones, sellados de contratos, gastos notariales, honorarios e impuestos, que según el caso incrementan entre un 6 y un 10 % los costos directos de ingreso al negocio.

Así, como vemos, la seguridad y el bajo riesgo de la inversión inmobiliaria, presenta como contrapartida su mayor iliquidez y sus altas barreras de entrada y salida, que deben ser siempre cuidadosamente analizadas en función del plazo y exposición de la inversión.

No obstante, como veremos y en función de la cada vez mayor participación de opciones financieras en el negocio inmobiliario, este tradicional concepto de iliquidez está quedando cada vez más reservado sólo para la inversión inmobiliaria con fines de renta fija o de resguardo de capital.

La inversión en inmuebles no se reduce a la compra de un bien raíz con fines, por ejemplo, de alquilarlo y así obtener una renta. Si bien esta es una de las alternativas usuales, no se agota en ello. Existen, como veremos una amplia variedad de formas para canalizar ahorros y excedentes de rentas habituales hacia el rubro inmobiliario. Cada una de ellas por supuesto, con características propias de montos, plazos, rentabilidades, nivel de seguridad y grado de liquidez.

En principio podría dividirse a la inversión inmobiliaria en directa e indirecta.

La inversión inmobiliaria directa, comprende a todas aquellas inversiones destinadas a obtener una renta fija, a comprar y revender aprovechando cuestiones de oportunidad y aquella volcada al desarrollo y construcción de proyectos o emprendimientos para ser volcados oportunamente al mercado.

La inversión inmobiliaria indirecta es aquella en la cual el inversor coloca sus ahorros en un título o letra garantizados por inmuebles o por la gestión de una cartera de inmuebles o de créditos hipotecarios. Las opciones o suscripciones a fideicomisos de desarrollo en los cuales esté permitida la cesión de derechos durante el transcurso del contrato y antes de la finalización del objeto del mismo, también ameritan ser consideradas como una opción indirecta.

Introducidos a esta bifurcación posible que puede darse al ahorro en la opción inmobiliaria veamos concretamente cuales son las opciones más habituales de inversión.

LA INVERSIÓN INMOBILIARIA DIRECTA:

– Inversión en renta fija:

La inversión en inmuebles con vista a obtener una renta fija es la que habitualmente realiza un inversor comprando una propiedad o una parte de ella con fines de volcarla al mercado de alquiler y obtener así un ingreso mensual. Este tipo de modalidad, demanda el análisis en conjunto, como mínimo, los siguientes factores:

1) Precio de compraventa

2) Valor de alquiler mensual

3) Gastos indirectos inherentes a la compraventa

4) Gastos de mantenimiento, impuestos y expensas.

5) Períodos de vacancia habitual del mercado.

6) Información general del mercado y perspectivas de evolución de valor

A partir del conocimiento de estos datos, el potencial inversor debe analizar cuál será el beneficio que obtendrá por los alquileres futuros de la compra del inmueble y que valor más probable obtendrá residualmente al venderla luego de un período determinado. Para este análisis lo habitual es recurrir a herramientas de cálculo financiero, consistentes en proyectar flujos de fondos para distintos plazos de tiempo, en base a distintas tasas de rentabilidad. Los flujos de fondos deberán contener tanto ingresos (alquileres a cobrar y venta del inmueble al final del período analizado) como egresos (gastos de compraventa, impuestos, gastos de mantenimiento, costo de compra del inmueble).

La rentabilidad neta, dependiendo del tipo de propiedad y situación particular de mercado suele ser alrededor de 2 puntos porcentuales inferior a la rentabilidad bruta para el caso de departamentos. Es importante tener en cuenta no sólo el ingreso que me generará la propiedad por los alquileres, sinó el potencial de apreciación en su valor a lo largo del tiempo; un inversor inteligente debería sumar el porcentaje anual de rentabilidad aportado por los alquileres, más el porcentaje anual que me aporta la revalorización del inmueble, siempre en el caso en que actuemos en un mercado inmobiliario dinámico y con subidas de valor.

– Inversión especulativa:

”La cuestión es que alguien en algún lugar tiene un incentivo económico para asumir el riesgo de fluctuaciones del precio” Paul Samuelson

Así, la acción especulativa está sustentada por la expectativa de obtención de un mayor precio en el futuro de un bien determinado.

En el mercado inmobiliario como en todo mercado, existen situaciones y casos particulares en los cuales un bien puede ser adquirido a precios inferiores a los medios de mercado. También en ciclos particulares de mercado es posible obtener una revalorización por el sólo transcurso del tiempo que media entre la compra y la venta posterior del inmueble. Existen circunstancias determinadas en las cuales un propietario puede verse necesitado a desprenderse de un inmueble por un precio menor en función de hacerlo en forma muy rápida o con condiciones que puedan resultar oportunas para él, lo cual brinda una oportunidad también para el comprador al poder obtener un mejor precio al no sufrir con las condicionantes de quien se desprende del inmueble.

En los últimos tiempos abunda la comercialización de unidades de departamentos en construcción por el sistema de preventa. Mediante esta modalidad, el inversor incursiona en la compra de una cuotaparte de una o más unidades al inicio de la obra e incluso en forma previa al comienzo de los trabajos de construcción, o durante el transcurso de los trabajos de construcción, a un valor inferior al que se estima luego se logrará al encontrarse avanzada o concluida la edificación.

No obstante, existe también la posibilidad de la reventa en una etapa previa a la conclusión obteniendo también un aceptable beneficio. En términos generales de punta a punta y dependiendo, de la escala y tipo de edificio la rentabilidad de la inversión en unidades en pozo se encuentra en el orden del 30 %.

– Inversión en desarrollos constructivos:

En esta modalidad el inversor juega desde el inicio una suerte mucho más atada al proyecto desde que comienza el negocio.

El interesado puede participar ya sea en forma individual o ingresando en pequeñas sociedades con el fin determinado de llevar adelante obras de menor escala o bien en proyectos que pueden involucrar la participación de gran cantidad de inversores en función de la magnitud del proyecto a materializar.

Dentro de los proyectos de menor escala suelen encontrarse aquellos que involucran la construcción de una vivienda unifamiliar y emprendimientos como dúplex o construcción de varias unidades sobre un solo terreno. En estos casos no es inusual obtener beneficios del orden del 30 % del capital invertido (de punta a punta).

Los de escala superior, pueden comprender desde la construcción de edificios para vivienda, u otros usos hasta desarrollos de barrios privados, oficinas, hoteles, etc.

La inversión inmobiliaria en proyectos de mayor envergadura requiere un estudio particularizado de cada emprendimiento, pero en general ofrecen tasas de rentabilidad no inferiores al 12 % anual.

– La inversión en refacción:

La escala inferior de la modalidad de inversión en desarrollos es aquella en la cual se incursiona adquiriendo un inmueble en mal estado de mantenimiento o apto para su cambio de uso para luego de introducirle las mejoras necesarias sacarlo nuevamente a la venta al mercado a un precio superior al total invertido. Resulta sumamente sensible a la rentabilidad en este tipo de proyectos, el precio de compra en que se obtenga el inmueble, los gastos necesarios para remodelarlo y el valor final de mercado admisible a obtener una vez refaccionado.

De la refacción de unidades de departamento y su posterior venta no resulta inusual obtener rentabilidades del 30 % entre la entrada y salida del negocio, mediando entre ambas un plazo no mayor a 6 meses. Sólo se trata de encontrar la unidad adecuada y contar con la creatividad necesaria para obtener con la menor inversión en obra el máximo aprovechamiento y la mejor adecuación de los espacios del mismo.

LA INVERSIÓN INMOBILIARIA INDIRECTA:

Aquí la inversión toma un grado de involucramiento muy reducido por parte del inversor en la suerte del proyecto, ya que sólo se reduce a la compra de acciones, títulos o letras que ofrecerán una rentabilidad atada a la gestión de una empresa o cartera de activos inmobiliarios o de préstamos hipotecarios o de acciones de empresas ligadas al sector inmobiliario y constructivo.

En el mundo esta opción se encuentra ampliamente difundida, los inversores dentro de su cartera de opciones financieras incluyen acciones, bonos o participación en fondos de inversión relacionados con empresas inmobiliarias o respaldados en inmuebles.

Dichos y frases del mercado de valores

9 abril, 2012

En el mundo de las inversiones y el mercado de valores existen una gran cantidad de dichos que encierran muchos consejos, experiencias y lecciones, algunos han sido acuñados por famosos inversionistas, otros son de autor anónimo y ha estado presentes en el mercado por muchos años, aunque no hay nada mejor que la propia experiencia siempre es aconsejable conocer estos dichos y tomarlos en cuenta a la hora de invertir.

“Los mercados no son el sitio para hacerse rico rápidamente, pero sí para hacerse pobre rápidamente”. Jason Stapleton.

 “Si sientes que tu posición en el mercado depende de la esperanza, retírate del mercado”.

“Los mercados nunca se equivocan, se equivocan los inversionistas”.

“Si tus inversiones no te dejan dormir, vende hasta el punto donde puedas hacerlo”.

“La mejor recomendación que se le puede hacer a un inversionista es que nunca invierta más dinero en una posición que no ha sido buena, hacerlo se llama: tirar dinero bueno detrás de dinero malo”.

“La mejor forma de hacer una pequeña fortuna negociando con opciones es comenzar con una gran fortuna”.

“Solo compra acciones de compañías que estarías feliz de tener aún si el mercado cae durante diez años. Warren Buffett.

“Si fallas en hacer un plan y educarte a ti mismo mereces perder todo tu dinero”. Jason Stapleton.

“El mejor momento para comprar es cuando nadie te recomienda que lo hagas”.

“El mercado de valores es el único sitio donde los que viajan en metro dan consejos a los que viajan en limosinas”.

“Sufre más de ansiedad el que está fuera de un mercado al alza que el que está dentro de un mercado en baja”.

“El inversionista inteligente es aquel que tiene la suficiente voluntad de mantenerse alejado de lo que hace la mayoría”. Benjamin Graham.

“Si has cometido un error lo más barato es reconocerlo de inmediato”.

“En el mercado de valores el dinero se gana cuando se compra barato, no cuando se vende caro”.

“Invierta para dormir bien, no para comer bien, los que invierten solo para comer bien terminan durmiendo mal”.

“Si al cerrar una operación con una pérdida no sabe exactamente por qué ocurrió, esa pérdida fue en vano y seguramente la repetirá”.

“Una de las mejores reglas que se pueden aprender acerca de las inversiones es no hacer nada, a menos que haya algo que hacer, el error es querer hacer algo haya o no haya una buena oportunidad”. Jim Rogers.

“Una ganancia súbita de algún inversionista sirve de excusa a los imprudentes para tomar altos riesgos y a los prudentes para darse cuenta que el alto riesgo pocas veces vale la pena”.

“El sistema no es lo más importante cuando se invierte en los mercados, lo que es importante es la sicología”. Jason Stapleton.

“Recuerda que el mercado puede ir en contra de tus intereses por más tiempo del que puedas permanecer solvente”.